CLOSE FAR JOB

En España viven alrededor de cuatro millones de personas con discapacidad. Este sector de la población presentaba en el año el año 2018 una tasa de paro del 25,2%, nueve puntos por encima de la tasa de paro de la población sin discapacidad.

En la sociedad española las personas con discapacidad aún siguen teniendo un papel subsidiario. Por esto mismo se hace necesario ofrecerle los elementos necesarios para el empoderamiento de sus vidas.

Dos pilares básicos en este empoderamiento son la formación y la consolidación de su trayectoria profesional en el mercado de trabajo. La transición de una sociedad industrial a otra posindustrial ha hecho que la formación académica tenga un protagonismo importante en detrimento de la fuerza física para poder trabajar. Es decir, la condición física ya no es tan importante como los conocimientos adquiridos en la vida laboral de cualquier trabajador. Por esto mismo, es importante una formación constante durante todo el periodo laboral de cualquier trabajador.

La sociedad posindustrial, un concepto acuñado por los sociólogos Alain Touraine y Daniel Bell en la segunda mitad del siglo XX, tras la crisis del petróleo de 1973. Esta se caracteriza por el desarrollo de puestos laborales en torno a la formación adquirida y no tanto a la fuerza física para desempeñar una labor. En esta sociedad posindustrial es un ecosistema en sí mismo para el desarrollo del teletrabajo, ya que en este tipo de sociedad aumenta el sector servicios en detrimento del sector industrial. Otra característica importante de la sociedad posindustrial son los factores de la ciencia y la innovación tecnológica para el desarrollo de las ocupaciones de técnicos y profesionales. En 2018 se realizó un estudio por Fundación Universia en el que participaron 72 universidades, según los datos confirmados de 65 de ellas, el total de estudiantes universitarios con discapacidad era de 21.435, siendo un 1,5% de estudiantes respecto al total del alumnado de las mismas. Los datos recabados muestran que hay más alumnos con discapacidad que eligen la modalidad a distancia (4,1%) antes que la presencial (1%).

Por otro lado, la situación de desigualdad latente que vive el colectivo de personas con discapacidad hace que cualquier coyuntura de crisis económica afecte en demasía, contribuyendo a niveles de pobreza considerables, haciéndoles aún más dependientes de ayudas estatales. A partir de este marco surge Close Far Job, un proyecto orientado a ofrecer formación y prácticas en empresas a estudiantes universitarios con discapacidad.

Close Far Job pretende ser un canal permanente entre universidades y empresas ofreciendo una atención personalizada para cada persona con discapacidad que solicite nuestros servicios.

Contexto.

Close Far Job parte y se desarrolla desde tres escenarios: la sociedad posindustrial, la crisis sanitaria causada por el Covid-19 y la exclusión social existente hacia las personas con discapacidad. Este terreno se hace fértil para la incorporación de personas con discapacidad al mercado laboral. Un mercado reconocido por su dualidad entre insiders y outsiders. Es decir, personas que apenas salen del mercado laboral y trabajos estables, reconocidos como insiders; sin embargo, los outsiders se caracterizan por una frecuente entrada y salida del mercado laboral, contratos precarios y dificultad al encadenar años consecutivos de trabajo. En este último grupo se sitúan actualmente las personas con discapacidad, sobre todo, los estudiantes universitarios con discapacidad y egresados respectivamente.

El segundo escenario en el que se desarrolla Close Far Job es en la crisis sanitaria del Covid – 19 y sus efectos. La llegada del virus a España ha supuesto para Close Far Job una validación exponencial del teletrabajo impensable cuando empezó a desarrollarse.

La crisis ha puesto en valor la necesidad de crear modelos de teletrabajo orientados al trabajador y la productividad, en la que la asistencia al centro de trabajo no es sinónimo de máximo rendimiento.

Por contra, el improvisar un modelo de teletrabajo o de educación a distancia ha supuesto un verdadero quebradero de cabeza y pérdida de productividad considerables. Ignorando, a su vez, una necesidad que era imperiosa e ignorada como es el poder trabajar desde casa o desde cualquier lugar.

El tercer escenario en el que evolucionará Close Far Job es el de la exclusión social que existe hacia las personas con discapacidad en el ámbito familiar, educativo, laboral, social y sentimental. Una exclusión social que permanece invisible a través de, en ocasiones, un trato buenista, y otras de un trato discriminatorio reflejado en el “tu no puedes”.

Si observamos Close Far Job desde el ámbito de los Objetivos de Desarrollo Sostenible vislumbraremos que atiende a cuatro de estos objetivos:

➢ Fin de la pobreza.

Cuando se empezó a desarrollar Close Far Job teníamos una meta clara, acercar el mercado de trabajo a las personas con discapacidad y más en concreto, estudiantes universitarios con discapacidad a través de prácticas curriculares y extracurriculares, un tipo de formación práctica que sirva de canal de entrada hacia el mercado laboral. Una entrada a este mercado que puede suponer con diferencia la reducción de la pobreza extrema y la pobreza que viven las personas con discapacidad en España. No pudiendo tener el empoderamiento de sus vidas.

➢ Trabajo decente y crecimiento económico.

Cuando empezamos a desarrollar el proyecto Close Far Job, hace poco más de un año, lo hacíamos con una idea clara, el teletrabajo es una necesidad que hay que cubrir, sobre todo en el colectivo de personas con discapacidad, un grupo que padece un preocupante nivel de exclusión social en el entorno educativo y laboral en el que muchas veces resulta ignorada su necesidad de participar en la sociedad a través del trabajo. La pandemia del Covid-19 ha traído consigo una tasa de desempleo importante para las personas con discapacidad. El fin de Close Far Job es reducir el nivel desempleo a través de la formación práctica dirigida a estudiantes universitarios con discapacidad.

➢ Reducción de las desigualdades.

Para responder esta pregunta es necesario mirar hacia la relación existente entre discapacidad y desigualdad. En el ámbito laboral, las tasas de paro antes de la pandemia entre la población con discapacidad y sin discapacidad estaban diferenciadas en nueve puntos. Es decir, existía una desigualdad importante en el desempleo con respecto a la población con discapacidad. Tras la aparición de la pandemia esta diferencia ha aumentado. Con la llegada del Covid-19 el teletrabajo se tornó en necesidad para la gran mayoría de empresas que pudieran trasladar su producción a otro sitio que no fuera el centro de trabajo. Para millones de personas con discapacidad esto supone una oportunidad ya que se pone en valor un modo de trabajo que supone muchas ventajas para un colectivo que encuentra muchas dificultades para deambular por las ciudades o recorrer los trayectos entre el domicilio y el lugar de trabajo. Para resolver este problema se creó Close Far Job. Porque muchos estudiantes universitarios con discapacidad encuentran serias dificultades a la hora de encontrar formación práctica en empresas cerca de su lugar de residencia o un primer empleo.

Con Close Far Job pretendemos contribuir a la reducción de desigualdades con un modelo de formación práctica a distancia que suponga un gran impulso laboral para ellos.

➢ Alianza para lograr los objetivos.
Close Far Job es posible gracias a una relación estrecha entre la Fundación Altavista, universidades,

administraciones públicas y empresas de cualquier parte de España. ¿Por qué estos tres actores?

Con el desarrollo del tercer sector, las organizaciones sin ánimo de lucro cobran un importante protagonismo en la sociedad y en el grupo de personas con discapacidad con el desarrollo de proyectos relacionados con el deporte, la educación, el empleo o la tecnología. Luego, otro de los actores fundamentales del proyecto Close Far Job son las universidades, en las cuales, la mayor parte de sus estudiantes universitarios con discapacidad encuentran serias dificultades para encontrar empleo. Por otro lado se encuentran las empresas, con la llegada del Covid-19 y los periodos de confinamiento que estamos viviendo, el teletrabajo se ha tornado en una oportunidad para que muchas empresas puedan continuar su actividad. Esta forma de desarrollar Close Far Job busca los esfuerzos de cada actor mencionado anteriormente para hacer posible la incorporación en el mercado de trabajo del estudiante universitario con discapacidad.

Pautas para el fomento de la igualdad plena entre mujeres y hombres.

Nuestra propuesta adopta medidas para fomentar la igualdad plena entre mujeres y hombres y afirmamos que un sistema socio económico es justo cuando todas las personas tienen las mismas posibilidades de acceder al mismo bienestar social y tienen los mismos derechos. Consideramos que cada persona es única, y por tanto los servicios y apoyos que se ofrecen deben ser individualizados respetando sus necesidades específicas y teniendo en cuenta que la consideración de persona es la que debe marcar los objetivos. La igualdad, según la ONU y la UNESCO, no significa que las mujeres y los hombres sean lo mismo, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades no dependen del sexo con el que nacieron. La igualdad de género supone que se tengan en cuenta los intereses, las necesidades y las prioridades tanto de las mujeres como de los hombres, reconociéndose la diversidad de los diferentes grupos de mujeres y de hombres. Consideramos que son tres los beneficios de la igualdad de género en las empresas

1. El cumplimiento de las normas. En numerosas leyes generales y laborales se habla de la igualdad de género en el ámbito empresarial y laboral.

2. La mejora de la imagen de la empresa, que en términos de reputación corporativa se posicionaría como una organización actual y que trabaja en pro de la igualdad de oportunidades.

3. Y, por último, la mejora de la política de recursos humanos tendría implicaciones positivas: plantillas más satisfechas, comprometidas y motivadas, menos rotación del personal, etc. Por todo esto, exponiendo y atendiendo nuestro compromiso por la igualdad de género consideramos una serie de medidas imprescindibles para alcanzar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres:

  • ➢  Incorporar dentro de los principios y valores corporativos la igualdad de género. Asegurar que este principio este en cualquier documentación interna de la empresa, prohibiendo de manera explícita cualquier discriminación.
  • ➢  Dar formación en igualdad de oportunidades y de género a toda la plantilla, desde alta dirección, al departamento de relaciones humanas, a responsables departamentales y también al resto de trabajadores y trabajadoras de estructura realizando acciones de sensibilización generales.
  • ➢  En el ámbito del reclutamiento y selección, contratar mujeres en ámbitos donde su asistencia esté subrepresentada o dar preferencia a la contratación de mujeres en igualdad de condiciones.
  • ➢  Accesibilidad de las acciones formativas a las mujeres: motivándolas a que participen, desarrollándolas durante la jornada laboral y en horarios conciliadores, etc.
  • ➢  Realizar planes de promoción profesional que garanticen la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. En esta línea, llevamos a cabo acciones como: realizar una identificación específica de mujeres con potencial de promoción, fomentar que participen en formaciones ligadas a mejoras en la carrera, dar preferencia al ascenso de mujeres en igualdad de condiciones o identificar las barreras que impiden que las mujeres se presenten a procesos de promoción.
  • ➢  Realizar un programa de conciliación laboral y familiar consensuado con la plantilla y efectivo.
  • ➢  Renombrar el sistema de retribución desde la perspectiva de género. No hablamos sólo de salario sino también de horas extras, incentivos, etc.
  • ➢  Establecer una política de comunicación no sexista, tanto en la comunicación interna como en la externa.
  • ➢  Diseñar protocolos de prevención y denuncia del acoso sexual por razón de género.
  • ➢  Evaluación de las medidas del plan de igualdad de manera participativa y sistemática. Nuestra conciencia social sobre la necesidad de equiparar a mujeres y hombres en el mercado laboral brilla por nuestro compromiso diario proporcionando apoyos y oportunidades en un marco de inclusión laboral, formación y normalización que promueva el ejercicio de los derechos y deberes de todas las personas. Desde la Fundación Altavista y nuestro proyecto Close far job trabajamos para ayudar a personas con discapacidad sin discriminación de género. Personas que tomaron la decisión de dejar atrás un difícil pasado y que ahora buscan una oportunidad de trabajo para poder retomar las riendas de sus vidas. Beneficiarios. Close Far Job atenderá las necesidades formativas y laborales de cualquier estudiante universitario con discapacidad y egresado con discapacidad que pueda teletrabajar y que se encuentre en el último curso de Grado o cursando Máster universitario de cualquier universidad de España. Los periodos de prácticas estarían divididos en dos modalidades:
  • ✓  Media jornada: En esta modalidad los estudiantes universitarios con discapacidad tendrán una retribución económica de 300 € mensuales durante todo el periodo de prácticas.
  • ✓  Jornada completa: En esta modalidad los estudiantes universitarios con discapacidad tendrán una retribución económica de 600 € mensuales durante todo el periodo de prácticas. El objetivo se sitúa en cubrir la necesidad de 8 estudiantes universitarios con discapacidad.

Estudiante universitario con discapacidad

Gestión y tramitación
Tipo de jornada
Retribución económica

Duración de prácticas

Total

4

200 € por estudiante
Jornada completa
600 €6 meses15.200 €

4

200 € por estudiante

Media jornada

300 €

6 meses

8.200 €

23.400 €